Soluciones para edificios y sistemas

Las sobretensiones representan un grave peligro.

Las sobretensiones representan un grave peligro. Las descargas atmosféricas - directas, cercanas e incluso lejanas - así como los procesos de conmutación (desconexión de cargas inductivas, disparo de fusibles,...) generan sobretensiones que pueden dañar los edificios, instalaciones y equipos.

Leer más

Las sobretensiones – un riesgo subestimado

Las sobretensiones son un riesgo a menudo se subestima. Estos pulsos de voltaje (transitorios) que apenas duran una fracción de segundo tienen su origen en descargas de rayos (directas, cercanas y lejanas) o por procesos de conmutación.

Impactos de rayos directos y cercanos

Los impactos de rayos directos y cercanos se producen en la instalación a proteger, en sus proximidades o en líneas que entran en el edificio (por ejemplo, sistema de alimentación eléctrica de baja tensión, telecomunicaciones y líneas de datos). La amplitud y la energía de las corrientes de impulso resultantes, las tensiones de impulso, así como el campo electromagnético asociado (LEMP) amenazan considerablemente las instalaciones y equipos objeto de protección. La corriente del rayo que resulta de una descarga directa en un edificio provoca un aumento en el potencial de varios 100.000 voltios en todos los dispositivos conectados a tierra. Las sobretensiones se originan como consecuencia de la caída de tensión en la impedancia de puesta a tierra convencional. El aumento de potencial resultante genera una peligrosa diferencia de potencial respecto a la tensión de alimentación de los equipos conectados a tierra. Esta es la situación de mayor riesgo para los sistemas eléctricos de los edificios. Además de la caída de tensión en la impedancia de puesta a tierra convencional, las sobretensiones se producen en la instalación eléctrica del edificio y en los sistemas y los dispositivos conectados por el efecto de inducción que genera el campo electromagnético del rayo. La energía de estas sobretensiones inducidas y las corrientes de choque resultantes son más bajos que en el caso de la corriente de choque de rayo directo.

Impactos de rayos lejanos

Son los que se producen lejos de la instalación a proteger, en la red de la línea aérea de media tensión o en su proximidad, así como las descargas entre nubes.

Operaciones de conmutación

Las operaciones de conmutación de las compañías suministradoras causan sobretensiones (SEMP - Switching Electromagnetic Pulse) de unos 1.000 voltios en sistemas eléctricos. Se producen, por ejemplo, cuando las cargas inductivas (de transformadores, reactores, motores,...) se apagan, los arcos se encienden o se disparan los fusibles. Si la fuente de alimentación y líneas de datos se instalan en paralelo, los sistemas más sensibles pueden sufrir interferencias o ser destruidos como consecuencia de las sobretensiones generadas.

Protección de las líneas de energía y comunicaciones

Los daños debidos a sobretensiones transitorias se producen tanto en edificios residenciales y de oficinas como en instalaciones industriales y afectan, por ejemplo, en los sistemas de suministro y distribución de energía en baja tensión, a sistemas de control de las instalaciones de producción a través del bus de campo, instalaciones de aire acondicionado, sistemas de iluminación, seguridad, etc. Estos sistemas son muy sensibles a las sobretensiones y sólo pueden ser protegidos de un modo seguro y eficaz si utilizamos un concepto de protección integral. En este contexto, el uso coordinado de los dispositivos de protección contra sobretensiones (de corriente de rayo y sobretensiones) es primordial.

La función del descargador de rayo es derivar a tierra altas energías sin destruirse. Se instalan lo más cerca posible de la acometida de baja tensión del edificio o proteger. Los descargadores de sobretensiones, a su vez, protegen a los equipos y consumidores frente a sobretensiones complementando, a su vez, al descargador de rayos. Unos se instalarán en los cuadros de distribución y otros lo más cerca como sea posible del equipo a proteger.

Con la familia de productos Red/Line para las líneas de energía y la familia de productos Yellow/Line para las líneas de comunicaciones, DEHN ofrece una amplia gama de dispositivos de protección contra sobretensiones. Esta amplitud de programa permite ofrecer soluciones específicas para todo tipo de instalaciones y aplicaciones.


Más información:

  • "DEHN stops surges" Brochure PDF [1.3 MB]