Instalaciones fotovoltaicas

El número y la diversidad de los sistemas fotovoltaicos está creciendo continuamente. Ya se trate de los sistemas instalados en cubiertas, sistemas autónomos (aislados) o plantas solares sobre el terreno las instalaciones fotovoltaicas exigen una continuidad de servicio del 100%. Por tanto, la protección contra rayos y sobretensiones debe ser algo ineludible en las mismas. DEHN ofrece componentes de protección contra rayos y sobretensiones específicamente desarrollados para este tipo de instalaciones.

Leer más

Las instalaciones fotovoltaicas están expuestas a diversos factores ambientales y potenciales interferencias. Por otra parte, una instalación no profesional puede dar lugar a daños después de un corto período de tiempo. Un error en el sistema o un tiempo de inactividad provocado por el deterioro o destrucción de los equipos dan lugar a altos costos de reparación y pérdidas cuantiosas por paradas de producción. Una de las causas que provocan este tipo de daños son precisamente las descargas atmosféricas. Por lo tanto, especialmente en este tipo de instalaciones, es necesario disponer protecciones eficaces y seguras que garanticen la continuidad de servicio y, por tanto, la rentabilidad de la instalación. Estas medidas se basan en el concepto de protección integral contra rayos y sobretensiones que básicamente consiste en:

  • Un sistema externo de protección contra rayos con su correspondiente instalación captadora instalación derivadora y puesta a tierra, diseñada teniendo muy en cuenta la distancia de separación correspondiente para evitar saltos de chispa peligrosos. 
  • Un sistema interno de protección contra rayos y sobretensiones mediante los descargadores correspondientes tanto en las líneas de energía (lado de alterna y lado de continua) como en las líneas de señal.

Los medidas de protección son el resultado del correspondiente análisis de riesgo realizado en conformidad con la norma IEC / EN 62305-2. Normas, expertos, instituciones financieras y compañías de seguros también requieren cada vez más un concepto de protección adecuado.
Además, los requisitos de los códigos técnicos de edificación deben tener en cuenta si un sistema fotovoltaico va a ser instalado en un edificio público. La instalación de un sistema fotovoltaico, por ejemplo, no debe interferir con el sistema externo de protección contra rayos que protege a las personas y edificios.