Baja tensión

Los fallos en el sistema y las sobretensiones en el lado de baja tensión plantean severos riesgos para los equipos conectados al mismo.

Para poder utilizar energía eléctrica en nuestras viviendas, ésta debe ser transformada de media a baja tensión en estaciones de transformación locales, antes de ser distribuida. En este contexto, ha de saberse que se considera baja tensión hasta 1.000 V. Para evitar interrupciones y fallos en el suministro de energía, han de realizarse regularmente trabajos de mantenimiento y reparación en las instalaciones. Para prevenir accidentes, son indispensables productos testados de alta calidad. DEHN+SÖHNE  es su socio fiable.

Trabajando según las 5 reglas de seguridad

Para reducir el número de accidentes que se producen cuando se trabaja en instalaciones eléctrica, es obligatorio, en primer lugar, observar las 5 reglas de seguridad según la norma EN 50110-1:

  • Desconexión completa
  • Seguridad anti-reconexión
  • Verificación de que la instalación está apagada
  • Realizar la puesta a tierra y cortocircuito
  • Proporcionar protección frente a las zonas contiguas conectadas

Trabajo en tensión

El uso de la energía eléctrica en todas las áreas de la vida demanda, cada vez, requerimientos de seguridad más exigentes que garanticen la fiabilidad de los sistemas de alimentación eléctrica. Por consiguiente, las compañías tratan de evitar la interrupción y los fallos en el suministro de energía. Para conseguirlo, deben hacerse regularmente trabajos de mantenimiento y reparación en la red y en las instalaciones eléctricas. Muchas veces éstas no pueden ser desconectadas por razones técnicas y organizativas, por lo que los trabajos deben realizarse en tensión. Estos trabajos pueden incluir limpieza, cableado, desconexión, protección contra la reconexión y verficación de que no hay alimentación. Para prevenir accidentes son indispensables productos testados de alta calidad. DEHN+SÖNE es su socio fiable.